Archivos Mensuales: septiembre 2013

¿Qué es “La vida en rosa, en rojo y en violeta”?

Tras más de 20 años de arte y activismo (combinados en lo que a él le gusta denominar artivismo), Shangay Lily recoge en un libro sus últimos 10 años de teatro de texto en forma de monólogos. Estos textos acaparan sus tres líneas de lucha principales, como resume perfectamente el prólogo que abre este singular libro:

La principal preocupación que transpira mi teatro es la de dar visibilidad y unos modelos positivos a la comunidad homosexual —en oposición a la explotación y ridiculización de nuestra vida que tantas carreras ha lanzado— para cambiar esa percepción, esa auto percepción negativa tras siglos de humillación, escarnio y ridículo.

Pero esta preocupación pronto se vio enriquecida por la de la lucha de clases, mi compromiso con la izquierda, con denunciar la opresión que todas y todos sufrimos, el interés por cambiar esta sociedad capitalista que nos convierte en mercancía, en productos, que genera nuevas discriminaciones dentro de su dialéctica. Sin este compromiso de izquierdas, de lucha de clases, mi primer compromiso acabaría en un privilegio a una parte de los oprimidos que refuerzan al opresor, lo que luego bauticé
como gaypitalismo, un fenómeno de asimilación que describo en mi libro Adiós, Chueca (Memorias del gaypitalismo: construyendo la marca gay).

A estas dos preocupaciones, a estas dos formas de ver la vida, de querer cambiar la sociedad, había que unir la primigenia: el feminismo que informa todo lo que hago. Al fin y al cabo, el capitalismo es patriarcado y el único modo de detener la represión primigenia es a través del feminismo. Por exponerlo de un modo conocido: la revolución será feminista o no será.

Ahora sé que sin aunar las distintas luchas, los distintos frentes, se puede ganar una batalla, pero se pierde la guerra. Por eso ya desde muy pronto empecé a ver la vida con las tres gafas principales que me descubrían las trampas más allá de lo aparente: la homofobia, el clasismo o elitismo capitalista y el machismo o patriarcado que sólo el feminismo podía solventar. Yo veo la vida en rosa (gay), en rojo (de izquierdas) y en violeta (feminista). Si a estas tres grandes preocupaciones unimos el ateísmo, tenemos la receta Shangay el artivista.

Gracias a la cooperativa editorial Atrapasueños, ahora esos textos que resumen como nada el pensamiento de este singular artivista, están a la venta. ¡Cómpralos! ¡Regálalos! No te arrepentiras.

monologos-promo

Anuncios